EDITORIAL: Edición Febrero del 2008
El País...
en emergencia

Ecuador es un país maravilloso, pero cuando la naturaleza entra en acción no hay quién la pare, estamos viendo como el invierno, en la Costa, arrasa con todos los sembríos de los agricultores y que obliga a sus habitantes a evacuar para salvar sus vidas, puesto que ni siquiera sus casas se salvan de estar inundadas, ¡casi todo se ha perdido! es la frase que se escucha a cada momento, esto es muy penoso e impulsa cada vez más a que los campesinos migren a otros lugares y abandonen los campos.

En la Sierra, la "mama" Tungurahua, está en erupción y también afecta a sus habitantes, porque la caída de ceniza perjudica no solo a los cultivos y animales, sino también la salud de sus pobladores y han obligado a las autoridades, tanto centrales como seccionales a tomar medidas que precautelen la vida de los ciudadanos, pero muchos lugareños se aferran tanto a lo poco que tienen que no les importa perder la vida. Estas ideas no se pusieran de manifiesto si existiera la seguridad que una vez pasada la emergencia pudieran volver a empezar sin tener tantas deudas y pérdidas por afrontar. Porque el tiempo no solo borra la tristeza sino que en nuestro País una vez que pasan las desgracias nadie se acuerda de ir a ver como más se puede ayudar.

Pero esto no es nuevo, todos los años es la misma situación, las autoridades no han hecho mucho por tratar de evitar tantas pérdidas materiales y humanas, la situación es difícil, esperemos que el gobierno y las municipalidades dejen de tanta pugna política y se dediquen a trabajar por el pueblo, que finalmente los eligió para que gobiernen bien. Los politiqueros solamente tratan de quedar bien en épocas de elecciones. A ninguno le interesa que lo recuerden como hombre grandioso y seguir viviendo como un ciudadano normal después del periodo para el que fueron elegidos, sino el llenarse los bolsillos del dinero del pueblo ecuatoriano, así sea tildado de ladrón y corrupto, pues se blindan de una coraza de hipocresía y desinterés del dolor de sus semejantes. Con la declaratoria de emergencia, esperemos que se hagan las obras necesarias, para contrarrestar este invierno, que ha sido uno de los peores y más fuertes en los últimos años y no solo sirva para que nuestras autoridades encuentren la manera más fácil de lucrarse, porque en épocas anteriores es eso lo que han hecho, sino recordemos los desfalcos en cada una de la obras realizadas años atrás, en la salud, obras públicas, etc.

Por último, es necesario que las personas estén preparadas para poder reaccionar y evacuar a tiempo cuando los volcanes entren en proceso de erupción, en este caso también enseñarles medidas de emergencia para que puedan convivir con los colosos, ya que en cualquier momento pueden entrar en erupción nuestros volcanes o venir continuas y abundantes lluvias, que en las últimas épocas son la manifestación de nuestra madre tierra por el daño que le causamos.

 

Dirección: Cdla. Bellavista MZ 72 V20. Av. Barcelona y J. Perrone G. * Telfs.: 04 4 220 28 05 - 04 4 220 94 05 * mail@oesteinformate.com