EDITORIAL: Edición Febrero del 2007
Vacaciones,
anheladas vacaciones.

En este periodo vacacional, se debe aprovechar el tiempo para realizar todas esas actividades que en los días de escuela nos es complicado desarrollar. El tiempo se pasa y no hay marcha atrás, hagamos esas visitas que están pendientes, la llamada para saber cómo están los familiares o amigos lejanos.

Los niños y jóvenes deben revisar esos temas de conocimientos que se pasaron por alto y que no lograron aprender. Los padres que ya tienen sus hijos convertidos en Bachilleres de la República deben incentivarlos para que no dejen de estudiar y si el dinero no alcanza deberían escoger una carrera técnica para que terminen en poco tiempo y puedan defenderse económicamente lo antes posible. No se quiere decir que los Padres deben estar pensando en que vivirán a expensas de sus hijos, eso en pocas situaciones se da. Además, resulta cruel que los jóvenes se formen con la presión del mantenimiento de sus familiares queridos.

Los padres deben ser un gran ejemplo para sus hijos por medio de su diario actuar y no hacer sus actividades por obligación o por sentirse menos que otros. Unos hijos quizás tengan la suerte de tener unos padres cultos, educados y abnegados, otros quizás solo preocupados por sobrevivir en la vida, lo importante en esta relación es recoger lo mejor y la manera en que cada uno actúe, lo que será el ejemplo de vida y única herencia para la juventud y niñez de estos días.

No es mejor Padre el que más da, el que más hace, o el que siempre está, sino que todo debe ser bien compartido, equilibrado y brindar apoyo a los hijos, en especial cuando más lo necesitan.

No nos imaginamos el inmenso dolor que sienten los padres con la pérdida de uno de sus hijos, más aún hoy en día, que es común que sea por manos de la delincuencia. Es un acto repudiable la manera en que esta acaba con los inocentes pequeños. ¿Por qué resulta tan difícil que en la ciudad no se pueda controlar este desgraciado mal? ¿Es culpable la pobreza extrema y la falta de educación, que forman entes sin valores ni sentimientos? Muchos hablan pocos actúan frente a este enquistado problema.

La mayoría de acontecimientos, correcciones o vicisitudes no están en nuestras manos, lo que si está a nuestro alcance es el tratar de ser cada día mejor y hacer las cosas de corazón sin esperar nada a cambio, quizás con esta contribución formemos un buen futuro para nuestros hijos.

 

 

Dirección: Cdla. Bellavista MZ 72 V20. Av. Barcelona y J. Perrone G. * Telfs.: 04 4 220 28 05 - 04 4 220 94 05 * mail@oesteinformate.com